MSX

De MadriSX wiki
Saltar a: navegación, buscar

MSX de primera generación

Las máquinas MSX nacieron en el año 1983 como consecuencia de la unión empresarial de una multinacional japonesa, la Kabushi Kaisha ASCII, con la entonces todavía desconocida Microsoft estadounidense. Se creó la norma Microsoft extended y enseguida las principales compañías niponas fabricantes de hardware la adoptaron como standard, con el objetivo de entrar en el competitivo pero lucrativo mercado europeo de los microordenadores.

El acrónimo “MSX” tiene un origen incierto. Aunque siempre se haya dicho que proviene de “MicroSoft eXtended basic”, lo cierto es que el principal desarrollador de la norma durante su fase inicial ha postulado una teoría bien diferente : Kazuhiko Nishi era el vicepresidente de Microsoft en la época en que comenzó a gestarse la idea del standard. El hecho de suministrar diferentes tipos de lenguaje BASIC a diferentes máquinas llevó a Microsoft a realizar gestiones para crear con diferentes fabricantes nipones un hardware que siguiera unas mismas especificaciones, de forma que en todos los diferentes modelos de máquinas sirviera el mismo BASIC.

En una primera toma de contacto con Matsushita, presidente de Matsushita Electronics, ambos determinaron untilizar el ordenador Spectravídeo SV318 (fabricado en taiwan) como modelo a mejorar para implementar su sistema. Al primer prototipo lo denominaron “MNX” como resultado de la conjunción Matsushita-Nishi X, significando esta X “poder ilimitado” o “prototipo no numerado”.

Sorprendentemente, el término estaba registrado, por lo que se decidió utilizar “MSX”, ya que Sony era la primera compañía que había obtenido los derechos de distribución y venta del nuevo ordenador. En definitiva, “MSX” quiere decir “Matsushita-Sony X”.

Sin embargo el propio Nishi ha declarado en otras ocasiones que MSX proviene de “Machines with Software eXchangeable”. De todas formas el origen del nombre no es tan importante como para prestarle mayor atención.

Como anécdota de lo que sucedió a continuación, Nishi comenzó a establecer relaciones con diferentes fabricantes de hardware como Yamaha, Sanyo… y a cada uno de ellos le decía lo mismo : que la “X” de “MSX” representaba su compañía. Al final le contó la misma historia a 13 compañías diferentes, y finalmente le dijo a Bill Gates que MSX representaba el nombre “MicroSoft eXtended”, así tenía a todos contentos. Esta historia está recogida en “Business Japan”, abril 1997 en un artículo titulado “Dennou no samuraitachi” (“El samurai de los pensamientos electrónicos). El texto original del artículo es de Kuniji Ikeda, la traducción al inglés es de Rieks Warendorp Torringa, y la traducción al castellano es de Rafael Corrales.

Sony, Mitsubishi, Toshiba... y la poderosa compañía europea Philips comenzaron la producción de los primeros ordenadores dirigidos al consumo particular con esta nueva norma de hardware. Estas nuevas máquinas tuvieron un éxito sin precedentes sobre todo en japón, asia y sudamérica. En europa el éxito fue menor en parte por el bajo coste de la máquina de Sinclair, y en Estados Unidos por la fuerte competencia de Apple y Commodore, que impidió su entrada en el mercado.

Las características técnicas de los primeros MSX eran las siguientes:

Micro Z80-A (3,58 MHz) Memoria ROM 32K (ampliable) Memoria RAM 32K (ampliable a 64K máximo). RAM de vídeo 16K máximo Lenguaje Basic MSX (Basic-E) / Código Máquina Modos pantalla Texto 1 (24 lineas x 40 caracteres). Texto 2 (24 lineas x 32 caracteres). Gráfico (256x192). Gráfico baja resolución (64x48) Colores 16. 32 sprites definibles. Sonido 1 Sintetizador de 3 canales y 8 octavas Teclado 73 teclas Conexiones 1 o 2 conectores cartuchos de 50 contactos. Cassette (1200/2400baud), video RF, Inpresora, Joystick, FDD

Poco a poco las máquinas con el standard de Microsoft se fueron haciendo hueco en los hogares favorecido además por un progresivo abaratamiento de las unidades. Las compañías japonesas de software comenzaron la producción en el característico formato de cartucho de diferentes juegos. Pronto comenzaron a destacar los productos de Konami, dedicada hasta el momento exclusivamente a la fabricación de máquinas recreativas y adaptaciones para Atari 2600 (desde 1978).

Las máquinas MSX presentaban uno o dos característicos “Slot” de expansión donde se podían “pinchar” unos cartuchos similares a los de las videoconsolas Atari de la época. Aprovechando las ventajas de este sistema, los primeros cartuchos de Konami para la norma presentaban una calidad incomparablemente superior gráfica y sonoramente a los juegos existentes a la época para otros sistemas. En 1983 aparecieron sus primeros títulos : Frogger, Supercobra, Billiards y TimePilot, clásicos de las recreativas de el año anterior, se conviertieron rápidamente en grandes éxitos.

Simultáneamente otras compañías comenzaron a producir sus propios videojuegos y utilidades en el formato de cartucho de MSX que empezó a extenderse a pesar de su elevado precio.

Konami rizó el rizo en 1986 con la aparición de los llamados “MegaROM” que aludían a su enorme capacidad para la época (1 Megabit = 128 Kb). Penguin Adventure y Nemesis (Gradius) fueron los primeros de esta nueva etapa, y estaban llamados a ser dos de los grandes clásicos de todos los tiempos, y aún son considerados por muchos como los mejores videojuegos para el estándar. Simultáneamente a este lanzamiento, la empresa lanzó un cartucho especial llamado “Synthesizer” que llevaba incorporado su propio chip de sonido, más potente que el PSG de los tradicionales cartuchos.

Comenzaba así la época dorada de Konami y de los MSX. Aparecieron multitud de aplicaciones y videojuegos exclusivos de la norma y se adaptó una gran parte de los títulos en cassette que iban apareciendo para los grandes monstruos mundiales, ZX Spectrum, Commodore y Amstrad.

MSX de segunda generación

En 1985 apareció en japón una nueva versión de las máquinas MSX que se denominó MSX2. Presentaba el mismo procesador Z80A pero se habían implementado mejoras sobre todo gráficas y sonoras, con nuevos chip de vídeo y de sonido así como novedosas unidades de disco de 3 ½ (inicialmente con capacidad para 360Kb y luego de 720Kb) incluidas en el propio armazón de la máquina.

No obstante, estos modelos tenían unos precios bastante elevados y, sobre todo durante los dos o tres primeros años, su mercado se redujo exclusivamente a Japón y Holanda.

Vampire Killer es el primer cartucho que Konami lanzó exclusivamente para este nuevo sistema MSX2, en 1986. Al año siguiente apareció un nuevo tipo de MegaROM con un nuevo chip de sonido denominado SCC.

Nemesis 2 inició la saga de estos juegos que de nuevo se convertieron inmediatamente en clásicos. Metal Gear o F1-Spirit fueron nuevos lanzamientos devorados por los usuarios nada más salir al mercado.

MSX 2+ El principio del fin

Sin embargo como hemos visto anteriormente, la potencia de las máquinas PC y la nueva generación de máquinas de 16 bits fueron relegando poco a poco todo el hardware basado en el viejo Z80. Por mucho que les doliera a muchos, en 1988, la producción de MSX en europa cesó; simultáneamente se creó en Japón una nueva versión de la máquina, los MSX2+ que representaban un salto cualitativo importante en cuanto a gráficos y sonido de nuevo. No obstante, esta vez las máquinas no salieron de Japón y fueron prácticamente desonocidas en el resto del mundo.

Konami era consciente del declive de la máquina y se apresuró a lanzar títulos como “Nemesis 3”, que a la postre sería el último cartucho válido para máquinas de la primera generación. Es una gran despedida para esta relación inolvidable que había durado 5 años y que ha hecho soñar a miles de niños y no tan niños durante media década.

turboMSX: sólo para unos pocos afortunados

A finales de 1990, Panasonic decidió ir más allá con el estándar y se convirtió en la única empresa que fabricaba la siguiente generación : los MSXturbo, que presentaban un procesador Z80A aún pero potenciado con un R800 de 16 bits adicional. Un coprocesador S9000 se encargaba de la coordinación entre ambos procesadores. El resultado final era una potente máquina aún hoy utilizada en ciertos sectores profesionales.

Konami fabricó su último cartucho para la norma a lo largo de este año: Su RC769 “Quarth” exclusivo de MSX2 fue la despedida de esta gran época, a pesar de que seguiría editando clásicos en formato FDD durante algún tiempo.

1993 fue el año definitivo de la despedida del MSX. Al igual que con otros sistemas, las casas dejaron de fabricar modelos y el software quedó reducido a aportaciones de usuarios nostálgicos o adictos al sistema. No obstante, hay que hacer notar el gran número de personas que añoran este viejo sistema en concreto, y como ha ido actualizándose más que ningún otro microordenador hasta llegar hasta nuestros días.